Autor: Xavier Montané

CESFAC pide a las administraciones que intervengan en el conflicto en el puerto de Tarragona (fuente: www.mercolleida.com)

Fuente: https://www.mercolleida.com/es/noticias/cesfac-pide-las-administraciones-que-intervengan-en-el-conflicto-en-el-puerto-de-tarragona

 

21-09-2022 – 13:04 – cereales y forrajes

La Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos Para Animales (CESFAC) ha manifestado su total disposición para encontrar una solución a la actual situación en el puerto de Tarragona y paliar las consecuencias del conflicto laboral que se está registrando a raíz de la liberalización de la estiba portuaria.

Según un comunicado de la entidad, el presidente de CESFAC, Fernando Antúnez, ha recordado que la organización ya ha trabajado recientemente en la solución de problemas como el posible desabastecimiento de materias primas durante el inicio de la guerra en Ucrania o la huelga de transportes que puso en vilo el suministro desde los puertos españoles a las fábricas de piensos y, en consecuencia, a las granjas. “La cadena de suministro de piensos a granja no debe parar. Por ello, nos ponemos a disposición del sector para tratar de buscar soluciones al correcto flujo de materias primas desde el Puerto de Tarragona, que ha hecho que el ritmo de descarga se haya reducido en aproximadamente un 80% con respecto a las operaciones habituales”.

Desde CESFAC destacan además la difícil situación que ya están viviendo las fábricas de pienso en España, con importantes incrementos en los costes energéticos, los cuales se suman a los elevados costes de las materias primas, disparados desde hace precisamente un año: “un conflicto de estas características no hace sino empeorar una situación ya de por sí delicada. Instamos a las administraciones a tomar cartas en el asunto de manera ágil para poner fin a esta situación que, de alargarse, podría suponer una ralentización para el suministro de maíz, harina de soja y otros ingredientes destinados a la alimentación animal en las fábricas de pienso y, como consecuencia, un detrimento en el suministro de alimentos en las granjas de Cataluña y Aragón”, han asegurado.

En la misma línea, este lunes, la Asociación Catalana de Fabricantes de Piensos Compuestos (ASFAC), hizo público que ha enviado una carta al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, para pedirle su “urgente intervención” en el conflicto.

Brasil prevé una cosecha récord de maíz, en pleno auge de las exportaciones (fuente: www.france24.com)

Fuente: https://www.france24.com/es/minuto-a-minuto/20220913-brasil-prev%C3%A9-una-cosecha-r%C3%A9cord-de-ma%C3%ADz-en-pleno-auge-de-las-exportaciones

 

Río de Janeiro (AFP) – Los productores de maíz de Brasil, segundo exportador mundial detrás de Estados Unidos, finalizan estos días su cosecha anual, que marcará un récord en medio de un aumento de las ventas al exterior.

El incremento de la superficie de siembra, condiciones climáticas favorables y avances en la productividad, permitirán al gigante sudamericano duplicar en 12 meses sus exportaciones del cereal.

La producción brasileña de este grano crecerá 30,1% este año, cuando se espera una cosecha de 113,3 millones de toneladas, impulsada por una segunda zafra igualmente histórica, de 86,1 millones de toneladas (+41,8%), según el último informe de la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab).

Brasil espera exportar cerca de 40 millones de toneladas de maíz, frente a 20,8 millones de toneladas el año pasado.

«El mercado mundial está concentrado en la zafra de Estados Unidos y la fuerte caída de producción en Europa, pero el maíz brasileño está asegurando su disponibilidad. Sin esta cosecha, la tendencia al alza de los precios sería mucho mayor», explicó a la AFP Paulo Molinari, analista de la consultora agrícola Safras e Mercado.

Afectada por una grave sequía, China, gran productor y consumidor de maíz, aceleró sus negociaciones con Brasil y firmó en mayo un acuerdo para abrir su mercado al cereal brasileño, cediendo temporalmente algunas de sus exigencias sanitarias.

Europa, por su parte, «está comprando un poco más de maíz brasileño que lo normal, principalmente España, Portugal y Holanda», agrega Molinari.

Dos cosechas por año

El maíz proveniente de la «safrinha» (pequeña zafra), surgido en los años 1980 como un cultivo secundario y realizado inmediatamente después de la cosecha de soja, superó hace una década a la cosecha de verano y se ha consolidado desde entonces como el principal cultivo del cereal, representando este año 75% de la producción total.

Al mismo tiempo, la superficie ocupada por el maíz de verano se ha destinado más a las oleaginosas como la soja.

«A diferencia del hemisferio norte, la cosecha tropical de Brasil permite que haya dos cosechas por año», recuerda Lucilio Alves, investigador del Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada de la Universidad de Sao Paulo (Cepea).

«Buscando intensificar el uso del suelo, los productores entendieron que anticipar la plantación de soja para octubre permite cosecharla en febrero y sembrar el maíz enseguida, logrando una buena productividad en ambos cultivos», agrega.

La anticipación de la siembra de soja y el avance del maíz «safrinha» fueron posibles gracias al uso de variedades transgénicas para ambos cultivos, variedades que hoy son predominantes.

Este año, «a pesar del fuerte aumento de los costos de producción, el alto nivel de los precios de los cereales y la anticipación de la cosecha de soja alentaron a los productores» a aumentar la superficie de cultivo del maíz «safrinha» (+9,2%) al mayor nivel jamás registrado, según la Conab.

Estos agricultores tuvieron una ventana de oportunidad ideal para plantar el cereal y, a pesar de una sequía y una caída de temperatura en varias regiones productoras de maíz, en general se han beneficiado de un clima favorable, especialmente en el estado de Mato Grosso, principal proveedor del país.

– Capacidad de almacenamiento insuficiente –

«Tenemos condiciones para duplicar la superficie del maíz de invierno sin deforestar, ocupando áreas ya abiertas, pasturas convertidas en zonas agrícolas», asegura Glauber Silveira, director de la Asociación brasileña de productores de maíz (Abramilho).

#photo1Pero el gigante sudamericano todavía enfrenta numerosos desafíos, entre ellos la capacidad de almacenamiento, «un déficit crónico», observa Leonardo Alencar, analista de la consultora XP Investimentos.

Brasil registró este año su segunda mejor cosecha de soja y «todavía hay soja en los silos, lo que obliga a productores a dejar el maíz almacenado al aire libre», explica Alencar.

El país también debe mejorar en materia de transporte, aunque João Pedro Lopes, analista del mercado de materias primas para StoneX, destaca avances como «inversiones en infraestructura para mejorar las rutas y ampliar los puertos».

Las mejoras en el corredor de exportaciones que conduce a los puertos del norte han «reducido a la mitad el camino que recorre el maíz de invierno desde la región central de Brasil», donde se ubica Mato Grosso, permitiendo «una reducción de los costos de transporte», subraya André Pessôa, presidente de la consultora Agroconsult.

El lío de ponerle precio a la cebada y al trigo (fuente: www.lagacetadesalamanca.es)

Fuente:  https://www.lagacetadesalamanca.es/campo/el-lio-de-ponerle-precio-a-la-cebada-y-al-trigo-JF11634926

 

La volatilidad del cereal “es extrema”, resume Marcos Martínez, presidente de la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España -ACCOE-. Y lo resume en lo ocurrido esta semana: los mercados internacionales registraron descensos bruscos en los primeros días y, en cambio, subieron el jueves y ayer. “El fabricante ahora mismo va al día, solo compra lo que necesita para corto plazo porque espera que esto cambie”, dice. Por su parte, señala que en los últimos 10 días el agricultor se muestra “nervioso” por la caída de precios. “Ve que la cosecha es corta y no hay motivos, pero mandan los mercados internacionales”. En este sentido apunta que si se entra en recesión, se reduce el consumo de materias primas por el aumento, penalizado también por el aumento de tipos de interés. Y que los fondos de inversión entran y salen de las materias primas en función de la rentabilidad, lo que condiciona también los precios. “Estamos ahora inmersos en una guerra económica y la munición son las materias primas”, explica. “Por eso fijar precios es ahora tremendamente complicado”, añade. La Lonja de Albacete, por ejemplo, dejó sin cotizar esta semana el cereal por la falta de acuerdo entre las partes, en la línea apuntada por el presidente de la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España.

Cebada. Durante esta semana en las lonjas la tendencia ha sido la de descenso, aunque hay que tener en cuenta que en la mayoría se cotizó antes del jueves. Luego los precios son muy dispares, y van desde los 318 euros por tonelada de la Lonja de León a los, por ejemplo, 347 de la del Binéfar. En la primera se acordó un descenso de 18 euros la tonelada, mientras que la segunda optó por bajar 7. En Barcelona el descenso fue de 10 y en la de Zamora se quedó en dos. El mayor recorte fue la de Extremadura, con la cebada con peso específico superior a 62 que cotiza a 332/338 euros la tonelada, 22,50 euros menos que la semana pasada. En Salamanca, a 342. Mañana LA GACETA publicará los precios de las principales lonjas, como es habitual cada lunes.

Trigo. Las diferencias de precios también son parecidas en trigos, con León a 333 euros la tonelada pero en Extremadura a 358/362 a pesar del descenso de 9,50 euros la tonelada. Igual que ocurrió con la cebada, las lonjas optaron por el descenso de precios.

Más igualado está el maíz, que es el producto que regula el mercado de cereal, con precios de 366 euros la tonelada en Binéfar (-9), de 367 (-3) en Barcelona o de 374 (-5), en la Lonja del Ebro.

El lunes se reúne la Lonja de Salamanca, en principio para fijar el precio del trigo.

DETALLES DE LA COSECHA

Producción baja. La Asociación de Comerciantes y Oleaginosas (ACCOE) mantiene en principio sus previsiones medias para Salamanca, que adelantaba en junio. Estimaba que en Salamanca, en el caso del trigo, el rendimiento medio será de 3.000 kilos por hectárea (con un 11,84% menos de producción en relación a 2021 con una estimación de 72.000 hectáreas sembradas). En el caso de la cebada, el rendimiento estimado para esta provincia es de 3.100 kilos por hectárea, una producción inferior en un 7,27% a la de 2021 y sobre una base de siembra de 38.200 hectáreas. La comisión de estadística de la Junta de Castilla y León en Salamanca apunta por ejemplo medias de cebada de 2.600 kilos por hectárea y COAG cree que en la zona de Peñaranda podría incluso situarse por debajo de los 2.000 kilos/hectárea. En la zona de La Armuña, entre 2.500 y 3.000 kilos/hectárea de media en secano apunta esta organización agraria.

Calidad “muy heterogénea”. Hay zonas de calidades altas en cebada y trigo y, en cambio, otras, entre regulares y malas. “La calidad de la cosecha es muy heterogénea”, advierte Marcos Martínez.

SUPERPOBLACIÓN Y CRISIS DEL SUELO. ¿QUÉ CRISIS? (Fuente: www.disidentia.com)

Fuente: www.disidentia.com

 

Gracias a la inmensa labor difusora de los neomalthusianos muchas personas están -otra vez- preocupadas por el constante aumento de la población mundial. Sin embargo, desde finales del siglo XX hay varios indicadores relacionados que ya han superado su pico. Uno de ellos es el «pico de los niños», que probablemente acabamos de alcanzar: las proyecciones medias de la ONU parten actualmente de una meseta en el número total de niños, que disminuirá lentamente a finales de este siglo.

Estas previsiones a largo plazo están, por supuesto, plagadas de grandes incertidumbres. Pero junto con el hecho de que la tasa de crecimiento de la población mundial ha ido disminuyendo desde 1968, existe una justificada esperanza de estabilización del número de habitantes del planeta a medio plazo. Y eso es importante, porque hay que alimentar suficientemente a todas estas personas. Por lo tanto, un «pico de tierra agrícola» parece casi un milagro, un imposible.

Así que vamos a echar un vistazo más de cerca. Afortunadamente, existe el sitio web «Our World in Data«, que ya he utilizado varias veces. El equipo que rodea a su fundador, Max Roser, recopila y publica en este sitio web una gran cantidad de material que debería ayudar a avanzar en el análisis de los problemas más importantes de la humanidad.

El siguiente gráfico de la mencionada web muestra la evolución de la superficie agrícola mundial en los últimos mil años:

Gráfico 01

Las tierras agrícolas comprenden todas las tierras utilizadas para el cultivo de cereales y hortalizas y para el pastoreo del ganado. El gráfico muestra que esta superficie ha aumentado de forma explosiva desde el siglo XVIII al ritmo de la población. En total, un tercio de los bosques y dos tercios de los pastizales silvestres han sido destruidos en los últimos 10.000 años debido a este aumento. Sin embargo, no podemos olvidar que superamos el «pico de destrucción de los bosques» en la década de 1990. En los últimos treinta años, la eliminación de bosques a nivel mundial se ha reducido a un tercio:

Gráfico 02

En el año 2000, la superficie agrícola mundial alcanzó su máxima expansión. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el uso de la tierra en este «pico» era de algo menos de 5.000 millones de hectáreas. Esto corresponde a casi la mitad de toda la tierra fértil del planeta.

Les invito ahora a ver la sorprendente desvinculación entre la producción agroalimentaria y el uso de suelo. Desde ese año 2000, la superficie agrícola mundial ha ido disminuyendo lentamente. Sin embargo, este sorprendente descenso va de la mano de la producción agrícola, que incluso ha aumentado recientemente. Esto se visualiza muy bien en el siguiente gráfico para el periodo de los últimos sesenta años:

Gráfico 03

De nuevo basado en los datos de la FAO, aquí se puede ver la disociación del consumo de suelo para la producción agrícola: con su propia escala a la izquierda, el consumo de tierras se muestra en verde en miles de millones de hectáreas. Y en marrón dorado con su propia escala a la derecha, el rendimiento en billones de dólares ajustados a la inflación. Tras su «pico» en el año 2000, la superficie agrícola ha disminuido en unos 800.000 kilómetros cuadrados hasta 2018, lo que supone casi el doble de la superficie de España. En el mismo tiempo, la producción ha pasado de 2,7 a 3,9 billones. Esto supone un aumento del 44%.

Sin embargo, el «pico de tierras agrícolas» sólo significa el «pico de tierras de pastoreo», no el «pico de tierras de cultivo»: las tierras de pastoreo mundiales para el ganado han disminuido, mientras que las tierras de cultivo para los cereales siguen aumentando. A primera vista, esto es sorprendente, ya que la producción de carne se ha triplicado en los últimos cincuenta años.

Sin embargo, en primer lugar, hemos trasladado gran parte de nuestro consumo de carne a los cerdos y los pollos, que no necesitan grandes extensiones de pastos para alimentarse. Y, en segundo lugar, con la intensificación de la agricultura, la ganadería también ha podido prescindir de cada vez más suelo de pasto.

Esto crea un conflicto, por un lado, con las exigencias de una cría respetuosa con los animales y, por otro, con la protección del medio ambiente: si los animales se mantienen cada vez más en el interior gracias a la agricultura intensiva, podemos ahorrar tierra, pero violamos el natural de los animales a un ejercicio físico suficiente y también ponemos en peligro la biodiversidad. Por el contrario, con más animales en libertad, el consumo de tierra vuelve a aumentar. En la suma global, sin embargo, predomina el ahorro de tierra utilizable con el aumento de la cría de animales en establos. De hecho, cerca de la mitad de la producción agrícola se utiliza como alimento para los animales de granja. Desgraciadamente, la transferencia de calorías es muy ineficiente: de cien calorías suministradas, sólo el 13% queda para la carne de pollo y sólo el 2% para la de vacuno. Así que se necesita relativamente mucha tierra para producir relativamente poca carne.

A pesar de los inconvenientes descritos, y por primera vez, la humanidad es capaz de alimentar a una población creciente sin tener que desbrozar más y más suelos. De hecho, ya llevamos dos décadas en las que hemos podido devolver suelo a la naturaleza.

La agricultura intensiva tiene como objetivo optimizar el rendimiento por superficie, utilizando la ciencia más avanzada. Al mismo tiempo, no pierde de vista el bienestar animal y el medio ambiente. Si intensificamos aún más la agricultura en el futuro, podríamos conseguir a nivel mundial lo que ya se ha logrado en Europa: que haya cada vez más fauna.

Agricultural land use has declined across Europe over the last 50 years. This allowed natural habitats to return where agriculture had previously taken them over. It is a point that I’ve made before: high agricultural productivity is key to protecting wildlife.” Fuente (¡vean las cifras, para algunas especies son espectaculares!).

 


Advierten que la especulación se apodera del sector de los cereales (fuente: www.agroclm.com)

Advierten que la especulación se apodera del sector de los cereales, con caídas de precios de entre 40 y 60 €/tonelada en los últimos días

Desde UCCL piden prudencia a la hora de vender

cosechadora

La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) alerta que durante los últimos ocho días se habla de bajadas importantes en el precio de los cereales, de entre 40 y 60 euros la tonelada, “que no tienen un fundamento ni una lógica ya que los inputs siguen estando por las nubes, la previsión de cosecha se espera mala y todos los indicadores dicen que las reservas están en mínimos históricos”.

En algunas zonas de la región, como Madrigal de las Torres, zonas sur de la provincia de Valladolid o algunas zonas de Zamora, ya se ha comenzado a segar, con una producción de mala calidad en el grano y poca producción.

UCCL considera que los agricultores tienen que ser precavidos y conscientes de sus costes de producción. Datos que debe tenerse en cuenta a la hora de vender la producción, puesto que cabe apuntar que el incremento respecto al año pasado en los inputs es muy considerable, así en el gasoil de un 215%, en la electricidad de un 77%, en los fertilizantes de un 140% y de los fitosanitarios de un 35%, no siendo compensado ahora con la bajada tan brutal que han sufrido los cereales.

“Si en años anteriores estábamos hablando de bajadas de 5 o 6 euros tonelada, este año desgraciadamente, debemos de hablar de 40 o 60 euros la tonelada. Esto es lo que nos parece un sinsentido total y puede llegar a arruinar las explotaciones de rentas más ajustadas o con menor capacidad económica”, apuntan desde UCCL.

A esta bajada generalizada en los precios hay que añadir la importante disminución de la cosecha debido a las condiciones climáticas de estos últimos días, que hace poner en alerta a los agricultores “para que no se precipiten en las ventas de sus productos ya que las previsiones de toda índole a nivel tanto nacional como internacional, apuntan una fortaleza en los precios de los cereales durante los próximos meses”.

La UCCL recomienda informarse y asesorarse bien antes de hacer cualquier operación de venta ya que las distintas fluctuaciones pueden hacer tambalear o caer a muchas explotaciones cerealistas de Castilla y León.

© valledefiscal.com. Powered by IndianWebs.